La tristeza y la Rabia

Publicado el 13 Feb 2017

Ayer en el curso de counselling hablábamos de emociones.  Todo un universo a trabajar.

Uno de los compañeros comentaba que a él desde muy pequeño le "prohibieron" expresar la rabia... La rabia con el tiempo se convirtió en tristeza. Y entonces aprendió a estar triste... I_ncómodamente triste... Aunque la rabia seguía habitando su interior._

Pero, cómo sacar la rabia? Cada uno debemos encontrar la forma que que más y mejor encaja con nosotros.

Estas son sólo algunas sugerencias, ayúdame a hacer una lluvia de ideas.

La tristeza y la Rabia

En un reino mágico, donde las cosas no tangibles, se vuelven concretas... Había una vez... un estanque maravilloso. Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente...

Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia. Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas las dos entraron al estanque. La furia, apurada (como siempre esta la furia), urgida -sin saber porqué- se baño rápidamente y mas rápidamente aun, salió del agua... Pero la furia es ciega, o por lo menos no distingue claramente la realidad, así que, desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró... Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza... Y así vestida de tristeza, la furia se fue.

Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque. En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba. Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad... está escondida la tristeza.

Del libro de Jorge Bucay: “Cuentos Para pensar

Otros links relacionados

Conflicto emocional de la diabetes

Trenzare mi tristeza

2º Chakra “Derecho a sentir”

Claude Steiner y la educación emocional

Miomas uterinos. Heridas emocionales

Siguiente: No todo hay que medicarlo
Anterior: Que tengas un buen día